En Google Data Studio puedes añadir infinidad de fuentes de datos para tener bajo control todas las métricas y dimensiones de tu negocio digital.

Pero ¿qué pasa cuando esas fuentes no te entregan exactamente las métricas o dimensiones que necesitas?

Por ejemplo, ¿cómo podría mostrar en Data Studio una nueva métrica que fuera el resultado de calcular la media entre una serie de valores? ¿O cómo crear una dimensión que fuera el resultado de concatenar los valores de otras dos dimensiones?

Google Data Studio

Te voy a poner los dientes largos con algunos ejemplos prácticos:

  • Crear una nueva dimensión que agrupe el idioma del navegador del visitante y su país de origen (España-español, Costa Rica-español, México-español, México-inglés, etc).
  • Calcular una métrica que recoja el precio de la cesta media en un ecommerce (ingresos totales / ventas realizadas) para ver la evolución diaria.
  • Mostrar en una tarjeta de resultados el importe de la venta cuyo valor ha sido el más elevado en un periodo determinado (valor máximo de una lista de valores).
  • Crear la métrica ROI de tus campañas: [(Ingresos – Coste de campaña)/Coste de campaña]*100
  • Agrupar puntos geográficos en zonas más grandes: Si el visitante es de A Coruña, Pontevedra, Lugo u Orense, entonces es de Galicia.

Como ves, todos estos casos tienen una cosa en común: son datos que surgen de cálculos a partir de otros datos. La mejor de las noticias es que no hace falta ser un hacha en Google Analytics para crearlos, solo algo de conocimiento básico de Google Data Studio.

Seguro que ahora mismo estás empezando a salivar pensando en aquellas ocasiones en las que has echado en falta en tus informes un dato que podías calcular perfectamente pero que debía ser dinámico.

Pues sí, para eso están los campos calculados.

Tipos de campos calculados

Lo primero que debes saber es que los campos calculados pueden crearse a nivel de fuente de datos o a nivel de gráfico de informe.

Los primeros estarán disponibles siempre que uses esa fuente de datos, así que son ideales para llamarlos varias veces en tus informes. Sin embargo tienen la desventaja que no pueden emplearse con datos combinados (cuando mezclas dos gráficos para relacionar datos entre ellos).

Si ese detalle es importante (y es bastante frecuente que lo sea a poco creativo que te sientas), tendrás que optar por los campos calculados a nivel de gráfico. Además, para crearlos no necesitas permisos de edición de la fuente de datos y son muy rápidos de configurar.

Por otra parte, está última opción no permite anidarlos en otros campos calculados. Es decir, si necesitas usar un campo calculado previamente para crear un nuevo campo calculado, el primero tendrá que haber sido creado a nivel de fuente datos para estar disponible para el segundo.

Sé que es un poco lío así que espero que esta tabla explicativa de la propia documentación oficial de Google Data te ayude a tomar tus decisiones:

Campos calculados en Data Studio

Bien, vale. ¿Pero podemos ver un ejemplo práctico?

Cómo crear un campo calculado a nivel de fuente de datos

Necesitas editar la fuente de datos donde quieres añadir un campo calculado. Puedes hacerlo desde el menú principal > Recurso > Gestionar las fuentes de datos añadidas y escoger ahora la fuente en cuestión con Editar. Verás entonces un texto azul para añadir el nuevo campo.

Añadir un nuevo campo calculado

También puedes hacerlo editando directamente la fuente desde cualquier gráfico que la esté usando, haciendo clic primero en el icono con forma de lápiz para editar la fuente y crear el campo a continuación.

Crear campo calculado a nivel de fuente de datos

Este segundo método es algo más rápido, pero cualquiera de los dos te vale.

Verás ahora el formulario de creación del campo calculado, con los campos (datos) disponibles para trabajar con ellos, el nombre del nuevo campo y el espacio para añadir la fórmula. Aquí es donde empieza la magia.

Formulario de campo calculado

Ahora puedes realizar cálculos aritméticos, matemáticos, aplicar funciones o usar la lógica de bifurcación sobre las métricas y dimensiones disponibles en la fuente de datos.

Campos calculados con aritmética

Los cálculos son simples de entender. En este ejemplo puedes ver como crear una nueva métrica relativa en Google Analytics 4 para conocer la tasa de sesiones con interacción frente al total que ha recibido el sitio:

Ejemplo de campo calculado

La fórmula aplicada:

(Sesiones con interacción / Sesiones) *100

utiliza dos métricas que vienen de serie con la fuente de datos para crear una nueva calculada mediante el uso de sencillas operaciones matemáticas.

Como he mencionado antes, los campos calculados también pueden añadirse a nivel de gráfico.

Cómo crear un campo calculado a nivel de gráfico

El procedimiento es muy sencillo. Simplemente añade un gráfico a tu informe con su correspondiente fuente de datos y cuando vayas a elegir las métricas o dimensiones que quieres que muestre, elige Crear Campo.

La interfaz de creación del campo calculado es igual que la que has visto antes. En esta ocasión vamos a aprovechar para conocer las funciones.

Sin miedo. ¡Subamos un poco el nivel de dificultad!

Campos calculados con funciones

Las funciones disponibles son unas cuantas y te sonarán mucho si usas Google Sheets.

El siguiente ejemplo esta basado en una hoja de cálculo de GSheets como fuente de datos, donde tenemos un listado de fechas con sus ingresos. Vamos a crear un gráfico de tipo tarjeta de resultados que nos muestre el valor máximo de dichos ingresos. Es decir, cuál ha sido la cantidad máxima ingresada en un día.

Para ello usamos la función MAX() siguiendo el ejemplo de la siguiente captura:

Fíjate en que en estos casos, para que se muestren los datos correctamente formateados, es necesario ajustar el tipo de campo en la parte inferior del formulario.

Campos calculados con Funciones de texto

Las funciones de texto son un poco especiales, ya que te permiten realizar cambios en la forma en la que se muestra el texto. Pueden ser tan sencillas como pasar toda una cadena a minúsculas o mayúsculas o reemplazar cadenas completas o parte de las mismas.

Por ejemplo, puedes usar REPLACE () para modificar un texto de una dimensión.

Un caso habitual es cuando las dimensiones cuentan con atributos que no se muestran como nos gustaría o necesitamos normalizarlas: eliminar guiones, añadir textos, cambiar prefijos, etc. Combinada con expresiones regulares esta función es muy poderosa.

Veamos un ejemplo práctico muy simple para entender su alcance.

En Google Analytics 4, Agrupación de canales predeterminada de la sesión devuelve valores de este tipo:

  • Direct
  • Organic Search
  • Paid Search
  • Display
  • Affiliates

Seguro que te gustaría más algo del tipo:

  • Tráfico directo
  • Búsqueda orgánica
  • Anuncios en búsquedas
  • Banners
  • Afiliados

Para cambiar uno de esos valores puedes añadir un nuevo campo con la siguiente fórmula:

REPLACE (Agrupación de canales predeterminada de la sesión, "Direct", "Tráfico directo")
Campos calculados con funciones de texto


Como ves, el primer parámetro de la función indica la métrica o dimensión que hay que revisar, el segundo parámetro la cadena de texto objetivo y el tercero, el cambio.

Sin embargo, si intentas modificar varias cadenas en lineas sucesivas, verás que la fórmula no funciona. Para ello necesitas anidar las funciones, aplicando un REPLACE dentro de otro tantas veces como modificaciones necesites:

REPLACE (REPLACE (REPLACE (Agrupación de canales predeterminada de la sesión, "Direct", "Directo"), "Organic Search", "Búsqueda orgánica"), "Paid Search", "Búsqueda de pago")

En el ejemplo hemos realizado tres modificaciones en distintas cadenas. El asunto se puede complicar bastante si necesitas muchos cambios, pero para 5 o 6 no supone gran esfuerzo.

Espera, espera. Que ahora llega el rock&roll de verdad: los campos calculados lógicos

Campos calculados con lógica de bifurcación

La lógica de bifurcación es una de las posibilidades creativas más potentes de los campos calculados. Se basa en el uso de instrucciones CASE para crear procesos del tipo Si pasa esto, haz lo otro y si no, haz esto.

La forma más sencilla de entender su sintaxis es con un ejemplo. Imagina que quieres dividir las regiones de origen de los usuarios de España que acceden a tu página web en: Norte, Sur, Este y Oeste.

Para ello aplicaremos primero un filtro que solo incluya las sesiones cuyo País sea España.

Filtro para España

A continuación añadimos un gráfico de tipo tabla con la dimensión Región y la métrica Sesiones.

Creamos un nuevo campo y en la fórmula añadimos algo similar a esto:

CASE

   WHEN Región IN ("Basque Country", "Asturias", "Cantabria") THEN "Norte"
   WHEN Región IN ("Madrid", "Community of Madrid", "Castile and Leon", "Aragon", "Castille-La Mancha") THEN "Centro"
   WHEN Región IN ("Andalusia") THEN "Sur"
   WHEN Región IN ("Catalonia", "Valencian Community", "Region of Murcia") THEN "Oeste"
   WHEN Región IN ("Galicia", "Extremadura") THEN "Este"

   ELSE "Islas"

END

Es solo un ejemplo. Por supuesto faltan muchas regiones, pero creo que se entiende la idea.

Con cada WHEN (cuando) creamos una condición a la que aplicamos un cambio con el THEN (entonces).

Finalmente, añadimos un ELSE (si no) con el cambio que se produce si no se cumple ninguna de las condiciones anteriores.

Si ahora eliminas de tu gráfico la dimensión Región, obtendrás una tabla similar a esta:

Campos calculados con bifurcaciones CASE

Lo más interesante de las bifurcaciones con CASE es que puedes combinarlas con las funciones y multiplicar así las posibilidades. Puedes ver un ejemplo interesante en la siguiente fórmula:

CASE
   WHEN REGEXP_MATCH(URL de página completa, ".*miweb.com/es.*") THEN "Español"
   WHEN REGEXP_MATCH(URL de página completa, ".*miweb.com/fr.*") THEN "Francés"
   WHEN REGEXP_MATCH(URL de página completa, ".*miweb.com/it.*") THEN "Italiano"
ELSE "Inglés"
END

En ella usamos una función que trabaja con expresiones regulares para identificar la versión idiomática de todas las urls visitadas en una página web multidioma.

Un último truco con los campos calculados

Para acabar con este tema os dejo una idea que puede no ser obvia en una primera experiencia con los campos calculados.

Normalmente se usan sobre los gráficos: tablas, tarjetas, barras, etc. Pero recuerda que están disponibles para su uso sobre cualquier mecanismo de Google Data Studio que trabaje con datos, métricas o dimensiones.

Por ejemplo, puedes usar los campos calculados en los controles y afectar a todos los gráficos de un informe.

De hecho, la última fórmula que he compartido la estamos usando en un informe real donde usamos ese campo en un control de tipo Lista desplegable. Así la persona que consulta el informe puede filtrar los datos de los de esa página del mismo para las versiones idiomáticas que desee. Mola ¿verdad?

Campos calculados en controles de Data Studio

Como has podido ver, los campos calculados son un rico recurso que puede llegar a ser muy profundo en su complejidad. Sin embargo, con casos muy sencillos es manejable y potente. De hecho, cuando te acostumbras a ello, se le echa mucho de menos en otras herramientas de informes analíticos.

En cuanto empieces a trabajar con ellos verás que son una solución rápida y efectiva para realizar cálculos y afinar mucho la representación de los datos y, con ello, tu capacidad de análisis.

¿Te gustaría saber más sobre Google Data Studio? Estamos preparando un curso muy completo sobre la herramienta y lo anunciaremos muy pronto en nuestro newsletter con un buen precio de lanzamiento. Suscríbete ahora mismo 👇 y mantente informado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.